Cortisol - El culpable de todo

¿Sientes los nervios a flor de piel? ¿No puedes concentrarte ni retener información? Todo el mundo quiere algo de ti, pero ¿no puedes reaccionar adecuadamente? Además, ¿tu vientre ha crecido, a pesar de comer como de costumbre o incluso menos? Sí, esto es estrés. Demasiado estrés. ¡Pero es hora de dejar eso en el pasado! 

Aunque se habla constantemente del estrés, usando la frase: "estoy bajo estrés", esa es, en realidad, nuestra respuesta para tratar de deshacernos del mismo. Es aquí donde la hormona conocida como cortisol juega un papel clave. Mientras que el cortisol se sintetiza en cantidades óptimas cuando estamos relajados, en los momentos estresantes la glándula libera demasiado cortisol, lo que conduce a un desequilibrio hormonal y, consecuentemente, a la retención excesiva de líquidos y formación de nuevas células grasas. En definitiva, altos niveles de cortisol en la sangre conducen a sobrepeso.

El cortisol es el responsable de nuestra respuesta al estrés

Cuando surge una situación estresante, el cortisol siempre surge, enviando mensajes a través del cuerpo para reaccionar. Como nuestro cuerpo reacciona al estrés como a una amenaza, el cortisol prepara el cuerpo para actuar ante este estímulo a modo de "escape o lucha". Todas las demás funciones del cuerpo estarán entonces subordinadas a que nuestro cuerpo se prepare para sobrevivir: ralentiza la digestión, la producción de hormonas y reduce la respuesta inmune.

Si el estrés dura demasiado tiempo...

Todos los órganos y procesos en el cuerpo sufren y perciben los efectos negativos.

Sin embargo, ya que todo el tiempo ha sufrido una variedad de presiones, esta reacción perdura en el organismo. Nuestro cuerpo ya no puede reaccionar adecuadamente a los estímulos. Todo es estrés. ¿Qué significa esto? Si comparamos nuestro cuerpo con un coche, esto significa que pisamos “sin parar” en el acelerador.

Todo el tiempo forzamos los órganos de nuestro cuerpo, lo cual, por supuesto, afecta su funcionamiento normal, por ello podemos desarrollar los siguientes síntomas:

  • nos sentimos agotados,
  • desarrollamos problemas digestivos,
  • los períodos menstruales son irregulares, tal vez a veces excesivos y dolorosos,
  • el sistema inmune colapsa, una de las razones por las que siempre estamos enfermos,
  • la mente se aletarga,
  • nos volvemos cada vez más ansiosos,
  • tenemos problemas de insomnio,
  • comenzamos a acumular grasa alrededor del abdomen,
  • tenemos ataques de hambre.

 El estrés no puede eliminarse, pero podemos mejorar nuestra respuesta a sus efectos

Si estás siempre bajo un constante estrés y puedes identificarte con cualquiera de los síntomas anteriores, entonces es el momento de tomar cartas en el asunto. Algunas opciones pueden ser:

  • diversos métodos de relajación (yoga, meditación, escuchar música relajante, caminar en la naturaleza, alguna manualidad o actividad artística),
  • definir prioridades (fijar metas y plazos realistas),
  • tiempo suficientemente dedicado al descanso y al sueño + una dieta sana y equilibrada (puede leer más sobre nuestros artículos),
  • productos naturales que ayudan a regular la respuesta del cuerpo al estrés, así como prevenir la rápida propagación del cortisol en la sangre.

Sensilab recomienda: AdrenaLux

Las cápsulas AdrenaLux ayudan a combatir los períodos de estrés. AdrenaLux contiene una combinación de 4 ingredientes potentes, el extracto de rhodiola rossa, ginseng, hongo cordyceps y vitamina B5. 

Productos para ti

ANTI-ESTRÉS
-50%
Precio especial 25,90 € Precio regular 51,80 €
Ver el producto